“El Lago”, al Festival Filmets de Badalona

Uno de mis primeros cortometraje, “El Lago”, ha sido seleccionado para la sección BADALONA EN CURT del Festival Filmets de Badalona, que se celebrará el próximo 19 de octubre a las 10:00h en Badalona. Al haber presentado el cortometraje en varios festivales no puedo compartirlo públicamente hasta que no se haya estrenado.

Leer más ““El Lago”, al Festival Filmets de Badalona”

Sábado, 6 de julio de 2019: El reto de Balotelli

Buenas noches, ¿Cómo estáis? ¿Bien? ¿O derritiéndoos por el calor?

En este inicio de mes de julio, las temperaturas están por las nubes. Son como si te confundes de pastilla y te tomas una de viagra por error: eso no baja ni queriendo.

Para combatir la ola de calor, la gente va a la playa o a la piscina a darse un chapuzón. Aunque no todos los chapuzones son para combatir el calor…

¿Conocéis a Mario Balotelli? El futbolista italiano es bastante polémico por, bueno, por liarla. Algunas de sus más memorables gestas incluyen dejar a su novia por SMS en un programa de televisión o incendiar su propia casa jugando con fuegos artificiales. Vamos, un tío que medita bien las consecuencias de sus actos.

Este verano, la ha vuelto a liar. Estando de vacaciones en Nápoles, Balotelli retó a un camarero a tirarse en moto al mar en ropa interior. El premio eran 2.000 euros y el camarero, obviamente, se tiró. ¿Qué habrías hecho tú? ¿Eh?

Seguramente os parecerá una locura, pero para el camarero tiene sentido: un mediodía de julio, trabajando bajo el sol, muerto de calor, un tío te propone tirarte al mar en moto por 2.000 euros. ¿No lo habríais hecho?

A ver, ese hombre, una propina de 2.000 euros con chapuzón incluido no la recibe cada día. La cosa toma más sentido cuando el camarero, además, explica que la moto le había costado 600€, así que recupera la inversión con creces.

Así pues, gracias a Balotelli, el hombre ha matado varios pájaros de un tiro: se ha refrescado, se ha sacado 1.400 de la nada y, como Balotelli subió el vídeo a su cuenta de Instagram –con 8.8 millones de followers– lo mismo le viene más clientela al local. La gente ahí: “tú eres el gilipollas del vídeo de Balotelli?”.

No sé cómo calificarle, si un hombre con visión de negocio o un simple chalado.

De los retos locos de Balotelli pasamos a los de Martínez Almeida, el nuevo alcalde de Madrid. Abriendo el tráfico de Madrid Central logró que la contaminación volviese a subir, superando los niveles máximos permitidos. El tío se propone retos para ir a peor. Hoy, un juez ha reactivado las restricciones de Madrid Central para evitar la subida descontrolada de la contaminación.

Esta subida dio lugar a que miles de personas se juntasen en una manifestación por la Gran Vía para pedir la reactivación de Madrid Central. Los manifestantes salieron a la calle a pesar del calor, que era cercano a los 40 grados. ¿Os imagináis cuanto hay que desear la reactivación de Madrid Central para salir a la calle a cuarenta grados?

De las protestas por Madrid Central pasamos a las protestas por los Sanfermines. Como cada año, activistas antitaurinos de asociaciones han protestado en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona contra las corridas de toros y los encierros.

Los protestantes han denunciado las muertes de los animales en el evento, así como el estrés que los animales sufren en los encierros. Para estrés el del tío que corre delante del toro para que no le pille, ¿no? Aunque bueno, yo eso de divertirse corriendo delante de un toro nunca lo he entendido.

Los activistas han pedido la prohibición de lo que ellos califican de “barbarie”. Para mostrar su disconformidad, los manifestantes se han tumbado en ropa interior en medio de unas siluetas de toro recreadas en el suelo.

También llevaban una banderilla con la bandera española y unos cuernos en la cabeza, por si alguien dudaba el motivo de la protesta. Su objetivo, dicen es remover la conciencia de los asistentes y a los organizadores del evento, a quienes exigen coraje para reconocer que están a favor de la tortura de los animales.

La “performance” que han ideado para la protesta, si no has bebido, la puedes entender fácilmente. Ahora bien, si un inglés borracho ve esa imagen, seguro que piensa: “Holy shit, man. ¿A esta hora ya van por el suelo, y encima, disfrazados de toro? ¡Menudo cebollazo! ¡Y me habían dicho que la Cruzcampo no subía una mierda!”.

Las protestas por Madrid Central y las de los Sanfermines no se parecen mucho: Unos protestan contra los coches, otros por los derechos de los animales… Unos van con pancartas, otros vestidos de toro… ¿Qué tienen en común? Que, en ambos casos, las respectivas administraciones harán lo que les salga de ahí.

Podemos concluir que los coches circulando por la Gran Vía son como los toros en los Sanfermines: un clásico atemporal español.

Dejemos los conflictos madrileño y vasco para ir hacia Benidorm… donde también hay conflicto. Han detenido a un ladrón tres veces en cinco días. El tío iba a tope: cometió dos robos con fuerza en dos habitaciones de hotel, después robó una moto, cometió otro robo con violencia y, finalmente, entró a robar en una casa.

El tío, que tenía cinco días libres solo y no sabía qué hacer…

Quizás yo no puedo criticar mucho, porque cosas así las he hecho miles de veces jugando al Grand Theft Auto. ¡Pero al menos era un videojuego! Lo de este tío es lo que yo llamo “pasarse el juego”. O bueno, en su caso, sería mejor decir “pasar del juego”, ya que ha llevado la acción a la vida real.

Lo que es indignante es que a un tío que ha robado en dos habitaciones de hotel le hayan dejado salir libre. Luego dirán que hay robos, pero con los castigos que se les imparte a los ladrones… ¿qué esperan? Yo, en su caso, hubiese hecho igual. Hubiese seguido robando…

…Bueno, igual yo no cometería el robo con violencia –no voy de este palo- y, en vez de la moto, robaría un coche. ¿Para qué conformarme con dos ruedas si puedo tener cuatro? Conformarse con menos es de ser un mal ladrón. Y si no que se lo digan a este tío, que después de la segunda detención fue a por la tercera.

En fin, el mensaje que podemos sacar de las noticias de hoy es que robar, aparte de ser algo que no nos gustaría que nos hiciesen, está anticuado, desfasado. Te van a acabar pillando, así que, ¿para qué?

Si no sabes qué hacer y quieres dinero fácil, no robes a nadie. Ponte a político, como los del PP, que es prácticamente lo mismo. Y si la broma funciona, igual te haces de oro.

Si no quieres ser político, puedes ponerte a activista y defender los derechos de los animales. Dinero igual no verás demasiado, pero bueno, con todo el maltrato animal que hay, aburrirte ya no te vas a aburrir.

Y si no te convence ninguna de las dos opciones, siempre puedes perseguir a Mario Balotelli y rebajarte ante uno de sus retos inútiles.

FIN.

Viernes, 5 de julio: El gallo Maurice, a juicio

Hola… buenas noches, ¿cómo estáis? ¿Bien? ¿Pasando calor? Bueno… es lo que toca, ¿no? Nos quejábamos en enero cuando hacía frío y ahora en julio nos quejamos del calor. ¿En qué quedamos? ¿Frío o calor? Que lo queréis todo, ostia…

Ayer, en Tarragona, el calor tuvo su efecto. Estos días se celebra el concurso de fuegos artificiales que la ciudad organiza cada año. Ayer, por culpa del calor y que no corría el aire ni soplando, los fuegos de la compañía pirotécnica –ojo al nombre, ¿eh? Ojo- Alpujarreña de Nuestra Señora del Martirio…

Sí. Facilillo, ¿eh? Bueno, los fuegos de esta compañía, que vino de Granada, se vieron dificultados por la falta de viento, que provocó una acumulación de humo que hizo que los fuegos se viesen con dificultad.

Tanto humo y tanto fuego… eso parecía más un incendio que unos fuegos artificiales. Y, ahora mismo, la zona de Tarragona no está para incendios.

Los responsables granadinos dirían: “joder, macho, que puta mierda fuegos nos han quedado en Tarragona, ¿no? ¿Qué coño ha pasao, si en Granada esto se veía de puta madre?”. Y el otro le dijo: “normal, estando en Catalunya… que están todo el día dando por saco con esto del prusés… Ya lo dicen los del PP y Ciudadanos, que esto de la independencia es una cortina de humo”.

Por otro lado, el 4 de julio, en Estados Unidos, celebran su día nacional. Ahí también se caldeó el ambiente, pero no por los fuegos artificiales –que los hubo- ni por el calor –que, probablemente, también-.

Los actos del 4 de julio nunca habían sido partidistas. De hecho, ese día el Presidente solía quedarse en la Casa Blanca, haciendo… bueno, sus cosas de Presidente. Pero desde que llegó Trump… la cosa cambió.

Este año Donald Trump ha decidido emular el desfile militar del 14 de julio en París, donde fue invitado hace un par de años por el presidente francés Emmanuel Macron.

Para celebrar el día nacional, decidió sacar el ejército a la calle, con más de 300 tanques repartidos por la ciudad de Washington D.C. Él se ha situado en medio de la celebración, entre militares y tanques.

En temática de desfiles nacionales, cada país tiene sus preferencias y sus símbolos. En los Estados Unidos han puesto a Trump en el medio, y en España ponemos, bueno… a una cabra.

Aunque bueno, que Trump se ponga en medio de tanques y soldados es un hecho comprensible. Si yo fuese una cosechadora de haters como él, también lo haría, que con lo que les gusta disparar a los chalados americanos… cualquier día de estos le acaban pegando un tiro en pleno acto presidencial. De hecho, no sería el primer presidente al que le pasa eso…

Trump ha acabado el evento con un discurso delante del monumento a Abraham Lincoln, en el que ha aprovechado para presumir del potencial militar de los Estados Unidos. Sus palabras han sido: “Durante más de 65 años, ninguna fuerza aérea enemiga ha conseguido matar ni un solo soldado norteamericano. Porque el cielo pertenece a los Estados Unidos”.

Boom. Ahí lo llevas, ¿eh? El cielo, esto que ves cuando sales a la calle cada mañana, es de los Estados Unidos. ¡Y te lo ceden gratis! ¡Que por el cielo todavía no se paga alquiler!

Y claro, tú dirás… ¿Cómo que ninguna fuerza aérea enemiga ha conseguido matar ni un solo soldado norteamericano? ¿Qué pasa con Bubba, el negro de las gambas que salía en Forrest Gump? ¡Si al pobre se lo cargaron en la Guerra de Vietnam! Tom Hanks, el actor que encarnó a Forrest Gump se ha mostrado crítico en varias ocasiones con las políticas y la actitud de Trump. Y estas declaraciones no ayudarán mucho a cambiar su punto de vista.

Pero bueno, cambiemos de tema. Hemos hablado de Trump y de Macron, y ahora hablemos de lo que sería un poco la fusión de los dos presidentes: un gallo francés. Sí, como lo oyes. En Francia, un tribunal está juzgando a un gallo, llamado Maurice, por cantar demasiado y molestar a dos ancianos.

¡Que sí! ¡Que esto va en serio, eh!

Se ve que el gallo molesta a una pareja de ancianos cuando canta por la mañana. La justicia está debatiendo si se trata de un ruido que molesta o de un símbolo del mundo rural.

Apasionante noticia, ¿verdad? Catalunya, inmersa en el juicio del procés, Francia lo está con el juicio del gallo Maurice. Ellos no iban a ser menos.

Pero lo mejor de todo no es eso, no. Resulta que Maurice, el gallo, no acudió a la vista del juicio, cito textualmente, “por cansancio”. Con dos cojones, el gallo. ¿Dónde están los memes de Thug Life?

En su lugar, acudió un pollo llamado Pompadour –como las infusiones- y un gallo llamado Jean-René –como… bueno, Jean-René.

La justicia española nos suele brindar cada titular que, bueno, a veces nos parecen ilógicos y pensamos: “esto solo puede pasar en España. Esto, en el extranjero, no pasa”. Pues bueno, como veis, en Francia, a los jueces también se les va la flapa y también les gusta perder el tiempo con juicios inútiles.

Para acabar con el tema, quiero mostrar apoyo a Maurice. Yo, en la alarma del móvil tengo un gallo para que me despierte cada mañana. Así que, si oigo un gallo falso cada mañana y todavía no he estampado el móvil contra la pared, imaginaros si tuviese un gallo de verdad. ¡Imaginaros! ¡Le encargaba el pienso en El Celler de Can Roca! Desde aquí, pido libertad de expresión para Maurice.

Y de un pequeño pueblo francés, nos vamos hasta una gran ciudad barcelonesa: Badalona. Menudo cambio, ¿eh? Este fin de semana, en Badalona, se iba a celebrar el festival Reggaeton Barcelona Summer Edition. Los números iban de puta madre y habían vendido 10.000 entradas para el festival, pero a dos días de celebrarse, el Ayuntamiento de la ciudad no ha cedido todavía ningún espacio para que se celebre.

Los organizadores del festival, que han llegado a buscar hasta tres espacios para celebrar el evento, acusan al Ayuntamiento de querer paralizar la celebración del festival al no confirmar la cesión de los espacios.

Las declaraciones de los organizadores del festival han sido las siguientes: “Estamos hechos mielda, man… Estos pibes del ayuntamiento no dan el chance de montar el festival, sabes, brodel… dies mil pibes y sus nenas tiradas en la caye, sin un espacio digno donde perreal, ¿tú sabes de lo que te hablo, man?”

No, ahora… fuera bromas. Es triste, ¿verdad? Los Ayuntamientos nunca apoyan la cultura…

¿Os imagináis el panorama actual en Badalona? 10.000 jóvenes, vagando sin rumbo por la ciudad, buscando un sitio donde congregarse y perrear hasta que salga el sol… Un día más en Badalona.

Para acabar, no nos vamos de la música urbana ni de Barcelona, porque Rosalía ha escrito una canción en catalán. La última creación de la artista, “Milionària”, habla de su deseo por tener dinero, coches y fama. Vamos, que Rosalía quiere ser la Jordi Pujol júnior de Sant Esteve Sesrovires.

Hace unos meses, Rosalía fue criticada en el festival Primavera Sound por hablar en su lengua natal entre canción y canción. Las críticas llovieron porque había españoles entre el público que no entendían el catalán, que, bueno, de primeras, es un idioma absolutamente ininteligible.

Con su nueva canción “Milionària”, la artista ha vuelto a recibir críticas. Era de esperar, ¿verdad? Una artista catalana, internacional, acusada de apropiación cultural por cantar flamenco sin ser andaluza, haciendo música en catalán…

Las críticas, pero, han venido también desde Catalunya. Dices… ¿En serio? Sí, en serio. Critican a Rosalía por usar en la canción castellanismos como “cumpleanys” en vez de la palabra correcta, “aniversari”. Imagino a los críticos, allí: “Què t’empatolles? Que la Rosalia ha dit “cumpleanys”? Ja em diràs tu… aquesta mossa de Sant Esteve Sesrovires que va ensenyant cuixa per mig món… On s’és vist, això?”.

Críticas a parte, lo único cierto es que, si uno tiene ganas de rajar, cualquier excusa es buena. Seguramente, los que critican a Rosalía por decir “cumpleanys” desayunan cada día pa amb tomàquet con ratafía mientras repasan el diccionario de Pompeu Fabra. Como hacen los catalanes de bien.

Así que, quitando lo del gallo en el juzgado, que ha sido bastante inusual, podemos decir que entre la cortina de humo y fuego de Tarragona, Trump presumiendo de ejército, 10.000 reggaetoneros por Badalona y catalanes criticando a otros catalanes para ver quién es más catalán… podemos decir que hoy, 5 de julio, ha sido un día bastante normal.

FIN.

Jueves, 4 de julio: Tarragona está en la mierda

Hola… buenas noches. ¿Cómo estáis? En Tarragona, bueno… estamos un poco… en la mierda. Y no, no es que aún arrastremos el fracaso de los Juegos del Mediterráneo. Unos juegos “olímpicos” donde, buah… pasó de todo: un atleta detenido de fiesta por Salou por abusos sexuales, árbitros que fueron a trabajar y no les pagaron, suelos de pabellón que se rompían a medio partido… ¡De todo! ¡Pasó de todo!

Incluso, un coche oficial de los Juegos del Mediterráneo atropelló a un niño irlandés de cinco años. Fue, como no, en Salou, donde gente que conduce, bueno, digamos que sin controlar demasiado, son un poco “el pan de cada noche”.

Yo, a Salou, siempre iba a un bar irlandés en el que servían jarras de Guinness como si fuese agua. Igual, aquella noche, la cerveza irlandesa se volvió contra los irlandeses en forma de español conduciendo borracho. ¡Y eso que el símbolo de Irlanda es un trébol, que dicen que da suerte!

Los Juegos del Mediterráneo, más que unos juegos, parecían la despedida de soltero de la primera película de Resacón en Las Vegas: Un evento anticipadísimo, que generaba mucha expectación –básicamente, para los cuatro que lo organizaron. Pensaban: “buah, tío, ¡esto…! ¡Esto será la polla!”. Y, bueno… tenía que ir todo de puta madre, pero al final se fue liando, liando, liando… y acabó, como decimos los catalanes, “com el rosari de l’Aurora”.

Pero bueno, que me lío. Lo de la mierda no es por los juegos, no. Eso ya pasó y, como ciudad marítima que es Tarragona, salimos… a flote. Aunque, bueno, si le preguntas a Ballesteros, el ex alcalde y artífice del evento, igual te dice que los Juegos del Mediterráneo pusieron a Tarragona como referente deportivo a nivel europeo. Eso es como la religión: Cada cual cree lo que quiere y lo que le hace feliz.

Vamos con lo de la mierda.

Hoy, ha salido una noticia que dice que Tarragona tiene doce váteres portátiles por cada 6,7 kilómetros de playa. Sí. Doce. He estado echando cuentas y esto, a mí, me sale a un váter cada medio kilómetro, aproximadamente. Y, oye… pues… no está tan mal, ¿no? ¿Qué pasa? ¿Que los guiris han venido a la playa a cagar, que tengan que haber más lavabos?

Yo creo que la proporción váter por kilómetro es más que correcta. Pensad que, si pones menos váteres, la gente que tenga ganas de… bueno, de hacer sus necesidades, acabará yendo a los bares y restaurantes de la zona, donde le harán consumir para poder ir al lavabo. Con lo cual, esa proporción de lavabos por kilómetro hace que se acabe invirtiendo en la economía local. Bueno… o eso o se nos acaban cagando en la arena de la playa.

¡Pero bueno! La mierda en la arena de la playa es un clásico. Es lo menos grave que nos podría pasar, ya que si conseguimos cerrar un verano sin que un solo inglés borracho se mate tirándose por un balcón… podremos decir que habrá sido un verano de éxito en la Costa Daurada.

Por otro lado, la Confederación Empresarial de la provincia de Tarragona confía que la construcción iguale el paro tarraconense al catalán. Sí, porque, bueno… parece que, proporcionalmente, hay más paro en Tarragona que en toda Catalunya junta. Y si algún sector va a ayudar a reducir el paro y la crisis, éste es, sin duda, el de la construcción. Ya pasó en 2008, cuando en España se construía sin parar y fue de putísima madre. Y normalmente, la historia siempre se repite.

El subtítulo da un dato importante: Tarragona tiene el PIB más elevado de Catalunya, por encima de ciudades como Girona o Barcelona. Girona tiene a los hermanos Roca,… Barcelona tiene a Messi… ¡Pero Tarragona…! ¡Tarragona tiene el PIB más elevado de Catalunya! ¡Chuparos esa, centralistas!

Aunque bueno. Luego, aclara que no es por la renta per cápita de los tarraconenses, que tampoco es para tirar cohetes… No. Es por las centrales nucleares. Las mismas que hacen que respiremos aire contaminado, que generan residuos tóxicos y que han hecho que, con los años, Tarragona se haya convertido en el contenedor de la basura de Catalunya.

Dirás: “Bueno… el PIB más alto de Catalunya. Es algo que hay que celebrar”. Sí. Hay que celebrar que Tarragona destaca en algo por encima de Barcelona y su habitual centralismo. ¿Que ese algo es la mierda de la nuclear? Vale. Pero ficha el dato: Tarragona ha superado en algo Barcelona.

Y, siguiendo con el tema de la mierda, vamos a hablar de VOX. Isabel Lázaro, presidenta de VOX de la provincia de Tarragona, ha criticado unas declaraciones de Rubén Viñuales, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, en las que decía que VOX era un partido de ultraderecha. ¡Ciudadanos criticando a la ultraderecha! ¡Ojo, eh!

Viñuales dijo que VOX representa, cito literalmente: “cosas obsoletas e injustas”. Uau. Menudo zasca se ha marcado el tío, ¿no? Te suelta eso, y… ¿cómo te quedas, eh?

Los políticos de hoy en día parecen niños pequeños picándose en el patio del colegio. Fijaros hasta qué extremo ha llegado el pique, que la portavoz de VOX ha dicho que el programa económico de su partido es más liberal que el de Ciudadanos. “¿Qué tú eres liberal, dices? Pues yo, más”. Toma. Ahí queda.

Para zanjar el asunto, Lázaro ha dicho que está dispuesta a enviar el programa económico de VOX a Ciudadanos “para que hable con conocimiento de causa”. Vale. Que lo haga. Estoy seguro que Viñuales lo va a leer minuciosamente y, luego, saldrá ante la prensa entonando el “mea culpa” y se comerá sus palabras.

La discordancia entre ambos partidos es tal que Viñuales dijo que Ciudadanos nunca, jamás, pactará con VOX en Tarragona. Bueno, no sé si eso es discordancia o que, en las últimas elecciones, ni pactando se comían una mierda.

Si VOX y Ciudadanos no van a gobernar, no pasa nada. No se van a aburrir, porque les esperan cuatro años de una de sus actividades favoritas: rajar. Y en la oscuridad de la ultraderecha tarraconense se vislumbra un pequeño rayo de sol, porque los partidos independentistas se han unido en coalición y han subido al gobierno.

Ahora dirás: “¿Rayo de sol?”. Pues sí. Tanto Ciudadanos como VOX tienen material para rajadas para los próximos cuatro años. Y joder, con lo que disfrutan… Al final, las elecciones son lo que se conoce como un win-win. Pase lo que pase, el político gana siempre.

Sobre el Gobierno actual, decíamos que la coalición de partidos independentistas ha desbancado de la alcaldía a Ballesteros, uno de los fósiles tarraconenses más antiguos, después de tres legislaturas. Eso son doce años. Igual ya tocaba, ¿no? Fijaros que Obama se tiró ocho años en la Casa Blanca y, al final, el país pedía un cambio de aires a gritos… y, joder, no veas tú, qué cambio.

Así, pues, Ballesteros ya es historia en Tarragona. Por su parte, el nuevo alcalde por Esquerra Republicana, Pau Ricomà, ya ha llegado al Ayuntamiento. Y, bueno, ¿qué ha hecho? Pues lo que hace todo el mundo cuando se cambia de casa y se encuentra con la mierda del anterior inquilino: poner las cosas a su gusto.

Ricomà ha quitado el cuadro del Rey de España del Salón de Plenos del Ayuntamiento. En su lugar, ha puesto el escudo de la ciudad de Tarragona y, al lado, una foto del Rey de España, que deben haber sacado de Google imágenes. Han puesto “Felipe 6” en el buscador y, venga, la primera que sale. Se puede ver ahí, pequeña, al lado del escudo de Tarragona. Ahí está:

El cuadro del Rey se ha quitado porque, según el alcalde, era demasiado grande. Concretamente, medía dos metros, que, bueno, considerando la altura del monarca… Yo no lo encuentro grande, o desproporcionado. ¿No habéis visto al Rey de España o qué? El hombre no es precisamente un Minion. Eso era, simplemente, un cuadro a escala “REAL” del máximo exponente de la Casa “Real”.

El cuadro, pero, se lo han quedado – por si algún monárquico empedernido ya estaba en Wallapop, ahí, buscando: “cuadro Felipe 6 Tarragona”. No. Ahí no lo vais a encontrar, porque ha sido trasladado a un depósito del Ayuntamiento, donde gozará de la compañía de, bueno… de otras cosas que deben guardar porque nadie quiera verlas.

Quién sabe… Igual, ahora mismo, el cuadro del Rey está descansando al lado de centenares de peluches de Tarracus, la mascota de los Juegos del Mediterráneo que estaba inspirada en una avellana… E igual también está allí el ex alcalde Ballesteros, haciéndoles compañía.

Cambiando de tema, pero, hay que hablar de algo realmente importante y mencionar el incendio de la Ribera d’Ebre, que tanto daño ha causado. Desde aquí, apoyo máximo a todas las víctimas del fuego que ha arrasado las tierras y las casas de muchas familias.

Pensaréis que, bueno, en una situación así, todo el mundo ha dejado sus diferencias y su ego a un lado para ayudar… pues no.

Un sindicato de Mossos de Figueres ha denunciado haber tenido que hacer de “taxistas” para los bomberos. Sí, sí… en esos momentos en los que hacía falta ayuda en la provincia de Tarragona, a unos pobres Mossos d’Esquadra les tocó hacer el taxi. Estarán cabreados porque, con lo que debe costar la carrera entre Figueres y la Ribera d’Ebre la tuvieron que hacer sin cobrar. Y, bueno, con lo que le gusta recaudar a un Mosso d’Esquadra…

Una vez allí, el sindicato asegura que durante el dispositivo, los agentes no dispusieron ni de agua ni de comida. Claro, es que en pleno mes de junio, en un incendio que está quemando más de cinco mil hectáreas, ¿quién no se comería un bocata y una Coca-Cola mientras contempla el espectáculo?

Y, sobre todo, después de conducir des de Figueres, que está a tres horas del lugar del incendio. Ya me diréis, te pegas un viaje de tres horas sin parar en ningún área de servicio, y a la llegada te encuentras con un fuego sin control… Ya veo a los Mossos allí: “¡vamos a buscar algún sitio guapo para montar un control, que yo no me metí a Mosso para esto!”.

En fin, solidaridad para les Terres de l’Ebre, y, qué coño, también solidaridad para los Mossos d’Esquadra de Figueres, por haber tenido que hacer de taxistas. Ese día tocó bajada de pantalones y, bueno… bajada de bandera.

Mossos de Figueres, desde Tarragona, estamos con vosotros. ¿Estáis en la mierda? Nosotros, también.

FIN.

Miércoles, 3 de julio de 2019: WhatsApp se cae

Hola… ¿qué tal? ¿Cómo estáis? ¿Bien? Yo también. De hecho, estoy despejado y bastante lúcido, la verdad. Debe ser que no he usado el móvil en toda la tarde. Normalmente siempre lo estoy consultando, pero hoy… hoy he parado.

No ha sido queriendo, no. Es que esta tarde ha caído Instagram. Y, bueno… ¿qué haces? ¿Qué haces sin Instagram? Yo he abierto WhatsApp para hablar con un colega, pero me ha mandado un audio y no se podía descargar. ¡También se había caído WhatsApp! ¿Qué ha pasado?

Yo estoy en muchos grupos y no paramos de hablar de chorradas. A todas horas, ¿eh? De hecho, si todo el mundo tiene grupos así, creo que el pobre WhatsApp se acaba cayendo por su propio peso.

Al cabo de un rato también ha caído Facebook y, bueno, eso ya le ha dado un poco igual a todo el mundo. Facebook, ahora mismo, es como el maestro al que todos los alumnos han superado. El Maestro Yoda de las redes sociales.

Facebook fue una de las primeras redes sociales que llegaron, si no la primera. Qué bonito era, al principio, cuando estábamos descubriendo todo este mundillo de las redes sociales: la gente agregaba a personas que ni conocían para tener más amigos, se etiquetaban en fotos de otra gente diciendo “qué guapa sales, me etiqueto”… incluso se daban “toques”, una función que jamás llegué a entender. Es que era bastante inútil. La función, digo. Yo no.

Facebook era a las redes sociales lo que Blockbuster a los videoclubs: el rey. Pero ahora ha quedado como en segundo plano, por detrás de Instagram. ¿Cómo debe de estar Mark Zuckerberg sabiendo que otra red social ha desbancado a su “bebé”?

Pues, probablemente estará celebrándolo, porque en 2014 Facebook compró Instagram. Así pues, ya ves tú qué coño le importa la competencia si el tío compite contra sí mismo.

Volviendo a la caída, se ha resuelto al cabo de un rato. Sí, sí. Todo ha quedado en un susto de nada. Ya podemos volver a compartir stories con todo lo que hacemos, a tirarnos horas hablando de chorradas por el WhatsApp y, bueno… pasando de Facebook olímpicamente como ya hacíamos. ¡La humanidad se ha salvado!

Ahora en serio. ¿Os imagináis una caída prolongada de las redes sociales? ¿Qué pasaría? ¿Volveríamos a estar como antes? ¿Cómo cuando no mirábamos el móvil cada cinco segundos?

En estos temas, los millennials siempre estamos en el punto de mira. Se dice que hemos crecido con la tecnología y que no podríamos vivir sin ella. ¡No sé, eh! Vale que yo echo mis horillas al móvil, pero creo que lo podría controlar.

El otro día me estuve fijando y, en proporción, creo que mi madre pasa más tiempo con el móvil que yo. ¡Y la mujer tiene sesenta años! Luego dirán de los jóvenes, pero ahí va la prueba definitiva: Si un millennial del noventa y uno está menos enganchado que su madre, es que esto de vivir enganchado a aparatos electrónicos no tiene nada que ver con la edad…

…bueno, o igual es que mi madre tiene más amigos que yo.

Cambiemos de tema, que me estoy empezando a rallar con lo de mi madre.

En Tarragona, las personas transgénero podrán escoger el nombre y el género que quieran en la tarjeta del transporte público. El Ayuntamiento de Tarragona ahí promoviendo la inclusión.

La noticia es positiva. Lo curioso, pero, es que especifica que el cliente del transporte público “no tendrá que demostrar nada”. Digo yo… ¿Qué esperaban? ¿Que el autobusero les hiciese un examen púbico antes de llevarles en autobús? Para eso están los conductores de autobús, si la mitad de ellos no debe saber ni cambiar un faro fundido.

Imaginaros, ahí, un autobusero con ojeras y cara de amargado, un lunes a las ocho de la mañana delante de un cliente: “Así que Marta, ¿eh? Así que Marta… Bueno… deja que lo compruebe… Ve abriendo la caja de herramientas, que aquí pondrá Marta, pero tú tienes cara de Gerardo”.

De Tarragona, pasamos a Europa. Josep Borrell será el Alto representante de asuntos exteriores y políticas de seguridad. ¡Josep Borrell! Es lógico que le hayan dado este cargo. No olvidemos que Borrell es un experto en culturas extranjeras. Lo demostró diciendo que “los Estados Unidos nacieron en una independencia sin historia, lo único que habían hecho era matar cuatro indios”. El tío rebosa cultura por cada poro.

Y esta no ha sido la única liada internacional que ha hecho Borrell. En junio fue a visitar al ministro de Interior de Níger. Hasta aquí todo normal, salvo porque fue a la reunión vestido de safari. Seguramente, siendo catalán, cuando conoció al ministro –que, pobre, debió quedarse a cuadros ante la indumentaria de Borrell- le saludó con expresiones como “Unga, unga”, “Baix, baix,…”, “Fuig d’aquí!” “Jeu!”…

Por no hablar de que también es responsable de políticas de seguridad. Él, que ha asegurado que la cifra de heridos del 1 de octubre en Catalunya se trata de “fake news”… Ya, y la Policía Nacional vino a Catalunya a jugar a Pokémon Go, ¡no te jode! De sus ganas de capturar Pokémon salió el famoso “a por ellos”.

Pero bueno, que Borrell se marche a Europa… mejor para nosotros, ¿no? Vale que tener como representante a un xenófobo no ayuda mucho en cuanto a imagen, pero, quiero decir… como lo que diga va a traer polémica esté donde esté, mejor tenerle lejos. Eso que te ahorras.

Por otro lado, hoy se celebra el día mundial sin bolsas de plástico. El dato es alarmante: cada año, más de nueve millones de toneladas de plástico van a parar directamente al mar, lo que contamina el océano y mata las especies que lo habitan.

La iniciativa pretende concienciar a la población sobre la importancia de la sostenibilidad y cuidar el planeta. El primer paso que propone la iniciativa es dejar de utilizar bolsas de plástico, algo bastante común en nuestro día a día.

Yo, a ver… es que las bolsas de plástico no las cogería cuando voy a comprar, pero… ¿qué hago si cuando voy al supermercado no me hago ni lista de la compra y, o me dejo cosas por comprar o acabo comprando más de lo que pensaba? Si juego a la improvisación, no pretenderéis que me lleve una bolsa de ropa de casa, ¿verdad?

Para terminar, dos noticias de China. Huawei abre su mayor tienda del mundo en Madrid. Hace unas semanas, Huawei fue vetada por Donald Trump, que quería prohibir que las compañías estadounidenses adquiriesen equipos de telecomunicaciones de la marca china.

El veto de Donald Trump agitó a los usuarios de Huawei, que no sabían qué iba a pasar con sus terminales. ¡Claro! ¿Qué coño iba a pasar? Si Trump, que a la mínima que puede te saca los tanques y los kazas, prohíbe que utilices un Huawei, tú no te quedas de brazos cruzados. Y menos cuando te has gastado 500€ en un móvil.

Según el director general de consumo de Huawei en España, un tío llamado Pablo Wang, la tienda de Madrid, cuya apertura estaba prevista desde hacía un año, ayudará a disipar las dudas sobre la compañía después del veto. Los usuarios dirán: “Joder, yo que ya estaba desmontando el Huawei para venderlo por piezas, ahora van y abren una tienda en el centro de Madrid. Tan mal no están”. Ya los ves allí, atornillando el cacharro de nuevo.

La otra noticia es que China instala una aplicación secreta a los turistas para controlarles y alertar de posibles amenazas. La aplicación accede al correo electrónico, a los mensajes y a los contactos, así como a la información del teléfono. Luego, manda la información a una central donde revisan que no haya amenazas a la seguridad del país.

La aplicación ha sido la evolución tecnológica de las técnicas antirrobo clásicas de los bazares chinos. Si ya se hace incómodo que te sigan por sus tiendas cuando vas a comprar cualquier chorrada, ahora te persiguen dentro de tu móvil cuando vas de vacaciones en su país.

Sin duda, entre lo de Huawei y lo de esta aplicación, le entran a uno ganas de comprar móviles chinos y de visitar el país. Mejor publicidad imposible.

Así pues, las reflexiones de hoy son las siguientes:

Las nuevas tecnologías, que tanto nos facilitan la vida, también nos la joden cuando quieren. Como cuando estás en una conversación importante y no te llegan los mensajes de WhatsApp, que de enganchado que estás te acabas cagando en todo. Bueno, tú, y el chino cotilla que te está espiando el móvil.

La última reflexión es que las bolsas de plástico son como Josep Borrell: Llevan ya años con nosotros, hay opciones más sostenibles y hay convencidos que defienden su reciclaje. Pero como lo sostenible nos la trae bastante floja, tanto Borrell como las bolsas de plástico seguirán con nosotros por mucho, mucho tiempo.

FIN.